PilarTenis en facebook

 

Greek

beneficios

Visita al Sitio Nro.:
5295302





 



 

Más del 50% de los errores durante un partido son producto de no observar la pelota con la suficiente atención o de quitar la vista en el último instante. En tiros como el tiro de pase, en la devolución de servicio y en situaciones donde el jugador tiene mucho tiempo el porcentaje de errores debido a esta falta de atención es todavía mayor. Inclusive a niveles de alto rendimiento el no enfocarse en la bola durante el punto hasta el momento de contacto sigue siendo la mayor causa de errores en un partido especialmente cuando la presión aumenta.

Lo primero que hace un jugador es dejar de ver la pelota enfocándose en el blanco o en el jugador contrario. Los jugadores de tenis necesitan entender que en el tenis existe un punto óptimo de contacto para cada golpe y que si no logramos coordinar nuestro cuerpo para lograr pegarle a la pelota en este punto nuestras probabilidades de error incrementa tremendamente.

Un swing perfecto solo funciona con un punto de contacto perfecto y para lograrlo es necesario seguir la bola desde que sale de la raqueta del contrario hasta que hacemos contacto con ella. Solo así podemos coordinar nuestros movimientos para lograr un punto de contacto ideal.

Pregúntese cuando fue la última vez que se enfocó en ver el punto de contacto en el servicio. Seguramente no lo recuerda, pero seguramente si recuerda las dobles faltas que no lo dejan en paz. Igual que en los otros golpes, la efectividad del servicio depende de un punto de contacto ideal, que solo podemos lograr siguiendo la pelota hasta el último instante.

A continuación le presentaré unas sugerencias de cómo mejorar este aspecto tan importante de su juego:

 

  • Sigua la pelota después del bote. La tendencia de la mayoría de los jugadores es de dejar de ver la pelota una vez que bota. Al enfocarnos en el trayecto después del bote hasta el punto de contacto aseguramos el enfoque adecuado para lograr un punto de contacto óptimo.
  • Trate de ver las letras de la pelota. Este consejo hace que afinemos nuestra concentración y al tratar de ver las letras nos forcemos a enfocar la vista en la pelota.
  • Trate de ver el contacto cuerdas-bola. Este consejo es tiene el mismo propósito que el ver la pelota después del bote. Si nos enfocamos en ver el contacto de las cuerdas con la pelota nos aseguramos de mantener la vista en la pelota durante todo el trayecto y no hacer el error común de voltear la cabeza demasiado pronto para ver al contrario o a la zona a donde estamos apuntando.
  • Repita mentalmente bota pega justo en el momento que ocurra esto. El repetir mentalmente las palabras bota y pega cada vez que suceden estos eventos durante el punto nos ayuda a mantener el enfoque en la pelota evitando distracciones.
  • Enfatice la concentración en el punto de contacto sobre todo en las siguientes situaciones:

 

a. Devolución de saque
b. Saque
c. Tiro de pase
d. Tiro de aproximación
e. Situaciones difíciles o sorpresivas
f. Situaciones muy fáciles.

En todas estas situaciones es común que cambiemos nuestra atención en la pelota por un enfoque en el contrario o en nuestro blanco ya que son situaciones de presion. Una meta excelente sería proponernos a no fallar bolas en este tipo de situaciones por no ver la pelota. arriba

 

2. Relájate

El tenis se basa en movimientos coordinados y eficientes. Cada golpe requiere del uso de ciertos músculos en perfecta sincronización, lo cual significa que debemos aprender a identificar aquellos músculos que necesitamos para el golpe y aislarlos de aquellos que no contribuyen.

El tenis profesional es un ejemplo claro de este concepto aplicado. El juego de los profesionales se ve fácil y fluido aroddick pesar de que generan grandes velocidades en sus golpes. Esto se debe a que han logrado un grado muy elevado de eficiencia en sus golpes, usando al máximo los músculos que ayudan al golpe y relajando totalmente aquellos que interfieren, en otras palabras, el máximo resultado con el mínimo esfuerzo.

La tendencia en el tenis es usar demasiada fuerza muscular en los golpes, involucrando así músculos que realmente no aportan al golpe. Una muestra clara es la forma en que usualmente empuñamos la raqueta. Idealmente debemos de pensar que nuestra tarea es sostener y guiar y no apretar.

El apretar demasiado el puño bloquea las articulaciones del brazo e involucra muchos músculos innecesariamente. La raqueta debe de ser tomada lo más relajado posible sin perder el control, una buena comparación para entender sería imaginarse que la raqueta es un pájaro. Si lo apretamos demasiado lo vamos a lastimar y si aflojamos demasiado la empuñadura se nos va a escapar.

Como jugador es importantísimo aprender a controlar nuestro nivel de tensión muscular e identificar excesos ya que muchas veces estamos tan acostumbrados a jugar tensos que ni siquiera lo notamos. Como meta debemos de tratar que en todos los golpes la raqueta vuele libre y fluidamente, un poco como si nuestra raqueta fuese una cubeta llena de agua que debemos mover sin tirar el agua.

Los siguientes ejercicios nos ayudarán a desarrollar un swing más relajado y eficiente:

1. Aflojar la empuñadura lo más posible durante todo el swing para descubrir el nivel de presión ideal. Haciendo esto, poco a poco vamos a saber exactamente el nivel de tensión que requerimos.
2. Empezar a pelotear con el menor grado de tensión posible, básicamente solo deteniendo la raqueta para que no se caiga. De este punto ir aumentando la tensión corporal y la intensidad gradualmente hasta llegar a un nivel cómodo de “ intensidad relajada”.
3. Pelotear usando solo el dedo pulgar, índice y medio para sostener la raqueta. De esta manera nos podemos dar cuenta que realmente no necesitamos mucha fuerza para ejecutar nuestros golpes, aprendiendo a ejecutar nuestro swing más eficientemente.
4. Poner un peso en la cabeza de la raqueta y hacer sombras tratando de generar un vuelo fluido y relajado de la raqueta. Para finalizar les aconsejo que se pregunten continuamente si los tiros que están ejecutando pueden ser ejecutados con menos esfuerzo muscular y con el mismo resultado. arriba